De qué manera patentar una marca.

/

De qué forma patentar una marca.

Negocios y Compañias > Asesoría y Legal

Una compañía siempre va a correr el riesgo de que otra de la rivalidad le copie una exclusiva iniciativa, un diseño, o bien un producto y se favorezca de . Por esto, es sustancial asegurara de que tenemos su peculiaridad, y de que nadie más va a poder explotarla. Para eso, debemos patentar la marca.

 

De este modo, si alguna compañía quisiese hacerle rivalidad, debería buscar un concepto original que se separe lo bastante de la suya para no cometer plagio, por lo cual lo tendrían bastante bien difícil.

 

Además de esto, en el mercado se asociará ese género de producto o bien marca a la compañía que tiene la patente, por lo cual va a estar muy bien posicionada en la cabeza de los clientes, tanto recientes como potenciales.

 

Mas, ¿de qué manera patentar nuestra marca?

 

Para registrar un producto, iniciativa, o bien marca, vamos a deber asistir al Organismo Español de Patentes y Marcas (OEPM), un registro donde están agarradas todas y cada una de las patentes que hay hoy en día en España, y donde tendremos la posibilidad de confirmarnos de que esté o bien no utilizable la patente que deseamos registrar o bien si, por contra, ahora existe bajo el dominio de otra compañía.

 

Según la OEPM, a fin de que un concepto, producto, diseño, o bien marca por norma general, sea patentable, debe cumplir que:

 

  –  Sea novedosa y sin anterior divulgación.

 

  –  Se le distinga por una actividad inventiva no obvia a un especialista en la correspondiente tecnología.

 

  –  Sea susceptible de aplicación industrial. Esto es, que sea físicamente viable de crear.

 

En el momento en que nos alejemos de lo rigurosamente industrial, lo patentable o bien no patentable comienza a ser ambiguo, y de diferente regulación según el país en el que nos hallemos.

 

De este modo, por poner un ejemplo, un programa informático se puede asegurar con derechos de creador, mas no a través de una patente. Por otra parte, en USA, por poner un ejemplo, vamos a poder patentar un modelo de negocio, no siendo posible esto en Europa, por lo cual, antes de proponernos registrar una patente, vamos a deber confirmarnos de que se cumplen los requisitos establecidos según el país en el que operemos.

 

En el momento en que nos aseguremos de que nuestra patente es posible y que no hemos infringido la Ley de Marcas, y de que se puede patentar, deberemos ver exactamente en qué clase incluiremos la nuestra. El OEPM prosigue la Clasificación En todo el mundo de Niza de bienes y prestaciones, en la que vamos a encontrar un total de 45 clases de marcas. En todos y cada una se detallan las clases de artículos o bien servicios que en van incluidos, por lo cual vamos a deber ver detenidamente cada una, y seleccionar la más correcta para nuestra marca. Este paso es sustancial, debido a que no llevar a cabo una aceptable clasificación de la patente de nuestra marca, podría ser aprovechado por compañias de la rivalidad para registrar artículos afines en otras categorías, sin infringir de este modo la Ley de Marcas.

 

Una vez tomada la resolución de patentar nuestra marca, vamos a deber pedir todos y cada uno de los documentos precisos para llevarlo a cabo, y empezar un desarrollo en el que, además de esto, se examinarán de parte de la OEPM nuestro producto o bien iniciativa, para revisar que, acertadamente, es un concepto registrable, que no está registrada por otra compañía antes y que, acertadamente, es original y patentable.

 

Como observamos, no es un trámite simple, y sólo algunas de las ideas que nos planteemos patentar, va a ser posible llevarlo a cabo, primordialmente porque no sean autenticos. Mas, si pensamos que sí lo son, y al asistir al OEPM verificamos que sí es viable patentar nuestra marca, vamos a deber llevarlo a cabo, porque las virtudes que esto nos va a dar de cara al mercado y a la rivalidad van a ser muchas, y hemos logrado algo verdaderamente bien difícil: hacer un producto, iniciativa, o bien marca única y original en el mercado.