¿Qué implica la certificación ecológica de productos de cosmética natural?

/

Los sellos ecológicos son reconocimientos concedidos a productos que cumplen con ciertos estándares ambientales y de calidad. Sin embargo, comprender cómo operan estos sellos y cómo se obtienen es esencial antes de profundizar en el tema.

En el caso de los productos de cosmética natural, los sellos ecológicos son otorgados por entidades privadas. Estas organizaciones requieren el pago de una tarifa anual para mantener el derecho de uso del sello. Si esta tarifa no se abona, el producto pierde el derecho de exhibir el sello, incluso si su composición o proceso de fabricación no ha cambiado.

Las tarifas anuales pueden variar significativamente, desde 600€ hasta 1600€, y este costo adicional se refleja en el precio final del producto. Es importante tener en cuenta que un sello más costoso no necesariamente indica una mejor calidad del producto, sino simplemente un mayor costo asociado con la certificación.

Además, cada entidad certificadora tiene criterios diferentes, lo que significa que un producto puede ser considerado ecológico por una entidad pero no por otra.

Para obtener la certificación ecológica, es necesario cumplir una serie de criterios. Aunque no existe un estándar único para todos los sellos ecológicos, muchos comparten algunos principios comunes. Estos incluyen la prohibición de ingredientes derivados del petróleo, la síntesis química pura, los organismos genéticamente modificados y la experimentación con animales. Además, se fomenta el uso de materias primas vegetales y minerales auténticas, así como la adopción de métodos de fabricación simples y no contaminantes.

Estos criterios también se aplican al embalaje, donde se recomienda el uso de materiales reciclables y renovables. Es fundamental que los productos certificados ecológicos se diferencien claramente de los que no lo son, tanto en el etiquetado como en la disposición física en los puntos de venta.

¿Quién otorga las certificaciones a los productos ecológicos?

Hay varias organizaciones encargadas de certificar los sellos ecológicos. A continuación, se describen los diferentes criterios de certificación de algunos de los sellos más conocidos.

BDIH:

Proviene de Alemania y certifica productos naturales y ecológicos. Es una asociación sin fines de lucro que abarca productos farmacéuticos, de salud, suplementos alimenticios y de higiene personal.

Sus criterios de certificación incluyen:

  • Utilización de ingredientes naturales, preferiblemente de origen vegetal y ecológico.
  • Empleo de emulgentes de origen vegetal obtenidos con métodos no corrosivos.
  • Uso de conservantes afines a los naturales.
  • Se admiten pruebas en voluntarios para evaluar la eficacia del producto.
  • Restricciones sobre el uso de ingredientes derivados del petróleo, siliconas, parafinas, colorantes o perfumes sintéticos.
  • Prohibición de la experimentación con animales.
  • Recomendaciones sobre la transparencia en la información de ingredientes y la responsabilidad ambiental y empresarial.

ECOCERT:

Proveniente de Francia, certifica cosméticos naturales, ecológicos u orgánicos. Sus criterios de certificación son:

  • Para ser considerado cosmético natural, debe contener al menos un 95% de ingredientes naturales, con un mínimo del 5% proveniente de agricultura ecológica.
  • Para ser considerado cosmético ecológico, se requiere que al menos un 95% de los ingredientes sea de origen natural, con un mínimo del 10% proveniente de agricultura ecológica.
  • Uso de fuentes de energía renovables en la producción.
  • Empleo de envases biodegradables y reciclables.
  • Separación selectiva de desechos durante la producción y manipulación de los productos.
  • Promoción de la mejora en el uso de energía y el recurso a energías renovables.
  • Restricción sobre el uso de otros logotipos junto al de ECOCERT.
  • Supervisión de aspectos como el almacenamiento, transporte, higiene y gestión de residuos en la fabricación de productos.

Estos criterios aseguran que los productos certificados cumplan con estándares ambientales y de calidad reconocidos internacionalmente.

En resumen, la certificación ecológica de productos de belleza implica cumplir una serie de criterios y estándares para garantizar su calidad ambiental y su impacto positivo en la salud y el bienestar.