The Real Eco State y eGreen inician inédito proceso de emisión de Créditos de Carbono en bosques de la Patagonia

/

En las próximas semanas, Chile hará historia al emitir por primera vez créditos de carbono digitalizados utilizando la tecnología blockchain basados en la adicionalidad que genera la conservación de los bosques de la Patagonia chilena.

 

Este hito se logra gracias a la firma de un convenio pionero entre la empresa británica eGreen y la chilena The Real Eco State, cuyo objetivo es emitir un volumen de 100.000 de bonos de alta calidad el año 2024 basados en los proyectos de esta última.

 

The Real Eco State, una compañía nacional dedicada al negocio de bienes raíces, se especializa en la creación de lotes de al menos 5 hectáreas de terrenos vírgenes en la Patagonia chilena, los cuales se comercializan en todo el mundo bajo el Derecho Real de Conservación, una norma que garantiza que los terrenos vendidos serán conservados a perpetuidad, incluyendo su flora, fauna y funga.

 

Este modelo incluye la participación de la fundación WEConserv, la que ha trabajado en la conservación de aproximadamente seis mil hectáreas en la zona, las cuales contienen un gran porcentaje de bosques vírgenes que han estado capturando y almacenando carbono atmosférico durante cientos de años y cuyo aporte anual se verificará ahora tecnológicamente para ser comercializados por eGreen en el mercado internacional.

 

Para el año 2024, gracias a un nuevo desarrollo tecnológico de calidad mundial creado por el equipo de científicos coordinado por WeConserv con fondos y dispositivos donados por Felipe Escalona, fundador y CEO de The Real Eco State, se emitirán directamente en la plataforma de eGreen bonos de carbono basados en datos recopilados por satélites, sensores y estudios de la fundación. Estos bonos permitirán transparentar y cuantificar en tiempo real la cantidad de carbono capturado y almacenado, incentivando así a más personas a adquirir terrenos para la conservación de este patrimonio natural. Así, los propietarios de los lotes recibirán recursos y la titularidad de los bonos, los cuales serán destinados a generar renta y utilidades a los propietarios de tales terrenos. Una parte de esas ganancias, además, irá para financiar más estudios de conservación bosques y en beneficio de las comunidades aledañas a los proyectos.

 

«Esta es una noticia muy positiva para nuestro objetivo de democratizar la conservación y generar innovaciones disruptivas que puedan salvar al planeta de la crisis climática, ya que representa una oportunidad de negocios sin precedentes en nuestro país y en el mundo, que consiste en sumar a la plusvalía de la tierra, una renta anual asociada a la conservación privada sin tener que adquirir miles de hectáreas para hacerlo», señala Felipe Escalona.

 

El ejecutivo recordó que desde hace unos meses la empresa y WeConserv trabajan en alianza con la NASA y la Universidad de Maryland en el proyecto GEDI, el cual tiene como objetivo crear la cartografía más precisa de los bosques del planeta mediante el uso de drones y satélites. En este caso, trabajan juntos en la creación de un inventario de los propietarios de las más de seis mil hectáreas de conservación que The Real Eco State ha comercializado, así como el formato para las futuras ventas de terrenos. Con estas cifras, se emitirán créditos de carbono de información pública e inviolable, fácilmente verificable y digitalizados en blockchain, teniendo como meta incluso abarcar un 90% de los proyectos vendidos en el pasado.

 

Los créditos de carbono se emitirán midiendo con tecnología de punta el crecimiento natural de los bosques y su capacidad de secuestrar carbono, lo cual será registrado en tiempo real mediante sensores de alta capacidad instalados en los bosques.

 

Toda esta información, según explican eGreen y The Real Eco State, será verificada y tokenizada para luego ser transada en mercados especializados. Esto también se convertirá en una fuente constante de ingresos para los propietarios -actuales y futuros- de lotes de conservación en la Patagonia chilena, lo que sin duda hará más atractiva la adquisición de terrenos para protegerlos y mantenerlos como Pequeños Parques Privados de Conservación en esta zona austral.