Empresario Griego con Espíritu panameño

/

EMPRESARIOS DE EXITO

Empresario Griego con Espíritu panameño

Todos los veranos viaja a Grecia y está sumamente orgulloso de su herencia. “Los griegos que salieron de Grecia tienen mucho éxito. Han dejado muy buen nombre en Europa y en el mundo son las comunidades más afluentes per cápita”, dice Georges Kassotou.

Con su amplia experiencia y ya cumplidos 50 años, habla griego, español e inglés. Si vas a Grecia, de donde salieron las primeras civilizaciones, solo puedes comer pescado y cordero, recomienda.

El inicio

El Capitán Kassotou fue Marino Mercante durante más de 20 años. Trabajó junto a capitanes notables y recorrido, durante este tiempo, los mares de todo el Globo Terráqueo. Fue parte del grupo Internacional Tsakos Shipping, donde participó como Asesor principal del transporte marítimo, en este Grupo se ha diversificado en otras áreas de inversión, desde construcción naval, reparación de barcos y servicios de ferry, hasta exploración petrolera y proyectos inmobiliarios, agrícolas, forestales y de energía renovable, junto con actividades culturales, educativas, filantrópicas y de caridad.

Ya con su vasta experiencia en el mundo marítimo, se mudó a Panamá en noviembre de 2011 para establecer varias compañías desde este punto estratégico de la geografía mundial; agrega, “Panamá es un país hermoso, tiene un clima agradable y una notable capacidad financiera y por supuesto brinda una gran seguridad a las inversiones de nuestro G0rupo”.

Spray & pray y otros consejos

Toma mucho tiempo investigar y conocer quiénes son los que están detrás de cada empresa. “Actualmente participo en más de 40 consejos editoriales de una diversidad de compañías alrededor del mundo”. Les aconseja qué es lo que tienen que tener en mente cuando están interesados en invertir, cuánto dinero deben invertir y cuándo hacerlo. “Es muy importante tomar en consideración todos los factores, ya que si inviertes en el momento equivocado, tu inversión no crece lo suficiente“, explica Georges Kassotou.

Otro consejo que recibió fue que no invirtiera en empresas que ya estaban consolidadas. “La idea no es ganar 2 mil o 3 mil dólares nada más, sino invertir 25 mil en 10 empresas y esperar que dos de ellas le den 50 mil o 100 mil dólares para ganar la pérdida de las demás”, aclara Georges.

Fuera de la zona de confort

Kassotou es curioso y no teme preguntar y averiguar el por qué de las cosas. Considera que muchos jóvenes creen que saben todo porque lo pueden acceder desde el teléfono, pero no siempre fue así.

Él recuerda cuando era más joven y tenía miedo. Aunque le aconsejaban y le animaban, él dudaba. Con la práctica, se fue desenvolviendo y ya le es más fácil acercarse a alguien y hablarle de alguna idea. Pero para ello recomienda confiar en el éxito de la idea y de las habilidades que tiene. “La confianza es clave, tienes que creértelo“, dice.

Pensando fuera de la caja

Para Kassotou, el equipo y las dinámicas de inversión significan más que la propia idea. Si tiene un CEO con cualidades de líder, garantiza que su dinero esté en buenas manos, dice.

Lo mejor es acercarse a personas con experiencia, escucharlas y preguntar todo lo necesario con los ojos abiertos y oídos atentos.

Cada cuatro meses revisa exhaustivamente las inversiones de sus empresas, y en los meses que no lo hace, está investigando cuál será su próxima movida. Muchas personas consideran que hay que invertir dejándose llevar por la intuición, pero él considera que es “trabajada” porque es reconocida por patrones. Se sienta con sus amigos y mentores a conversar en cenas o durante fiestas y le hablan de mercados emergentes y problemas mundiales.

 

El ‘hustle’

Despertarse todos los días y tener una meta a largo plazo, que va de la mano con quién te quieres convertir, es la definición que Kassotou da de la palabra. El hustle es la lucha diaria, volverse productivo y salir de la zona de confort, trabajo duro, paciencia y recompensa. Kassotou cree que depende mucho de cuánto éxito quieres tener porque eso determina el hustle. Por ejemplo, si quieres ser uno en un millón, tienes que trabajar para serlo, comportarte como uno y distinguirte, dice, entusiasmado.

El hombre

Kassotou es muy diplomático y elocuente a la hora de hablar, sabe relacionarse con la gente y le gusta escuchar a otros. A la vez considera que sus ideas pueden chocar con otros y el temperamento puede ser otro factor decisivo. Pero, recuerda que no podemos ser perfectos todo el tiempo. Es muy ambicioso, le gusta leer. Habiendo sido capitán durante muchos años, sabe diversificar sus horas para sacar el máximo provecho de su tiempo. Para Kassotou, no se trata de cuánto trabajas sino de cuánto aprovechas el tiempo.

Al establecerse en Panamá, se dio cuenta de que Panamá era un importante Hub para la economía mundial y con sus contactos, espera apoyar esta economía emergente, ya que tiene muchas oportunidades, más con el manejo del dólar americano.