Mujeres referentes en Sostenibilidad Corporativa. Hablamos con Ana Karen Zapata

/

La trayectoria de Ana Karen Zapata en la sostenibilidad corporativa es un testimonio de su compromiso con la preservación del medio ambiente y la generación de impacto positivo, así como su capacidad para liderar el cambio en el mundo empresarial. A lo largo de los años, Ana Karen ha desempeñado un papel destacado en la promoción de prácticas empresariales sostenibles y en la implementación de estrategias que reducen el impacto ambiental de las organizaciones. Su contribución ha dejado una huella significativa en la sostenibilidad corporativa, y su carrera es un ejemplo inspirador de cómo un individuo puede marcar la diferencia en el mundo de los negocios y el medio ambiente.

Una de las características distintivas de la trayectoria de Ana Karen es su capacidad para traducir la teoría de la sostenibilidad en la práctica empresarial. Ha liderado proyectos innovadores que han permitido a las organizaciones reducir su huella de carbono, optimizar el uso de recursos naturales y adoptar prácticas responsables. Ha participado en conferencias y eventos relacionados con la sostenibilidad. Hoy tenemos la oportunidad de conversar con ella.

P: ¿Cuál es el papel de las empresas en todo esto?

A: Las empresas tienen un papel fundamental. En primer lugar, de manera directa, debido al impacto que generan en la producción de sus productos o servicios y, en segundo lugar debido a su influencia en la economía global, la capacidad de innovación y su alcance en la sociedad.

P: ¿Crees que existe una concienciación real por parte de las empresas?

A: Opino que hay de todo. Conozco empresas que nacen con una mentalidad sostenible y que hasta han hecho de eso su valor diferencial. Pero también conozco empresas que no consideran prioridad implementar ningún tipo estrategia en materia de sostenibilidad. No hablo solamente de la parte medioambiental, hablo también de la parte social y de gobernanza.

Lo que tengo claro es que esto ya es un must y, es cuestión de tiempo que deje de ser una cuestión “voluntaria”. El marco regulatorio cada vez ejerce mayor presión para cumplir con los objetivos propuestos por Europa y, por otra parte, los consumidores cada vez están más concienciados y priorizan aquellos productos o servicios que sí están alineados con sus valores sostenibles. Es algo que llevo viendo los últimos años en mi trabajo.

P: ¿Qué opinas de las empresas que se autoetiquetan verdes sin serlo?

A: Es algo que no comparto. Aquellas empresas que ven la sostenibilidad como una estrategia de marketing más, acabarán cayendo por su propio peso. Evidentemente, si se toman acciones de impacto medioambiental o social, las empresas pueden y deben comunicar que están haciendo, pero deben cumplirlo, no solo decirlo.

Como he dicho antes, la regulación se vuelve más estricta en materia de reporte, por lo que todo lo que se comunique debe tener una evidencia real. Si se trata solamente de humo o palabras, se verá. Esto es lo que se conoce como greenwashing, un término ya conocidos por muchos.

P: ¿Cuál crees que es el mayor reto al que se enfrentan las empresas?

A: El mayor reto sin duda es cumplir el objetivo. Sin embargo, existen otras piedras en el camino. Te pongo un ejemplo; recientemente se ha puesto en marcha el Plan de Acción de Finanzas Sostenibles de la Unión Europea que pretende establecer un marco sólido y coherente que facilite la comprensión y evaluación de los compromisos y logros de las empresas. Las empresas llevan años tomando acciones en materia de sostenibilidad, pero al ver con el paso de los años que no se hacía de manera coherente ni transparente, la CSRD (Corporate Sustainability Reporting Directive) ha lanzado este plan de acción en aras de estandarizar resultados. Es tiempo que ha pasado y no vamos a recuperar. Sin embargo, el deadline es el mismo.

Lo que pretendo decir, es que aún queda mucho camino que recorrer y que las bases prácticas, no están asentadas al 100%. Conozco empresas que “le cargan el muerto” de reporte o diseño de estrategia sostenible a otro Director de departamento, dando por hecho que es algo que se puede hacer “a ratos” mientras desempeña otras funciones. A este tipo de piedras me refiero.

En resumen, Ana Karen es una figura destacada en el campo de la sostenibilidad y la acción corporativa.  Su legado es un recordatorio de que, a través del compromiso y la acción, es posible lograr un equilibrio entre el éxito empresarial y la generación de impacto positivo.