La rutina como forma de paliar el Alzheimer

/

Utilizar la rutina para paliar los efectos del Alzheimer

La enfermedad de Alzheimer es una enfermedad neurodegenerativa que afecta principalmente a las personas mayores. Se caracteriza por la pérdida progresiva de la memoria y del funcionamiento cognitivo, lo que puede dificultar la capacidad de llevar a cabo las actividades diarias y socavar la calidad de vida de los pacientes y sus seres queridos. Y el Alzheimer es una de las causas de ingreso en residencias de ancianos.

Uno de los desafíos más importantes a la hora de cuidar a una persona con Alzheimer es mantener un entorno estable y predecible. Los cambios bruscos en la rutina y en el entorno pueden desorientar y confundir al paciente, lo que puede aumentar su ansiedad y dificultar aún más su capacidad de recordar y realizar tareas diarias.

La investigación ha demostrado que mantener una rutina regular y estable puede tener importantes beneficios para las personas con Alzheimer. Esto se debe a que los pacientes con Alzheimer tienen dificultades para adaptarse a los cambios y para procesar nueva información. Al mantener una rutina constante, se les brinda un sentido de seguridad y estabilidad, lo que puede reducir su ansiedad y mejorar su bienestar general.

Una de las formas más efectivas de mantener una rutina estable es establecer horarios regulares para las comidas, el sueño, la hora del baño y otras actividades diarias. Por ejemplo, es recomendable que las comidas se realicen a la misma hora todos los días, para que el paciente se acostumbre a la rutina y se sienta más seguro. Además, es importante que los cuidadores sean consistentes en la forma en que realizan estas actividades, ya que los cambios en la rutina pueden ser confusos y desestabilizadores.

Otra estrategia importante es mantener un entorno físico estable. Esto implica mantener los muebles y objetos en el mismo lugar y minimizar los cambios en la disposición de los espacios. Por ejemplo, si el paciente tiene una silla favorita en la sala de estar, es importante mantenerla en el mismo lugar para que el paciente pueda encontrarla fácilmente. Esto también se aplica a los objetos personales del paciente, como su ropa, sus fotos y otros elementos que le sean familiares.

Además de mantener una rutina estable, es fundamental adaptar las actividades diarias del paciente a sus necesidades y habilidades. Es importante encontrar actividades que brinden un sentido de logro y que sean apropiadas para su nivel de funcionamiento cognitivo. Por ejemplo, actividades como los puzles, la música, la jardinería o la lectura pueden ser beneficiosas para estimular su mente y mejorar su estado de ánimo.

Es importante recordar que cada persona con Alzheimer es única y que las estrategias de cuidado deben adaptarse a sus necesidades individuales. Algunos pacientes pueden necesitar más estructura y apoyo, mientras que otros pueden ser más independientes. Por tanto, es fundamental escuchar y observar las señales que nos da el paciente, y ajustar la rutina y las actividades en consecuencia.

Además de mantener una rutina estable, hay otras estrategias que pueden ayudar a las personas con Alzheimer a mantener su autonomía y calidad de vida. Por ejemplo, es importante fomentar su participación en las actividades diarias y animarles a tomar decisiones en la medida de lo posible. Esto puede aumentar su autoestima y reducir su ansiedad.

Además, es fundamental brindar un entorno seguro y libre de estrés. Esto implica minimizar los ruidos y distracciones, crear un ambiente tranquilo y ordenado, y evitar situaciones que puedan causar estrés o confusión al paciente. También es importante establecer límites claros y dar instrucciones simples y concretas, para facilitar la comprensión y minimizar la frustración.

En resumen, mantener una rutina estable y predecible es clave para brindar un entorno seguro y estable a las personas con Alzheimer. Como se hace en las residencias de mayores. Esto implica establecer horarios regulares, mantener un entorno físico estable y adaptar las actividades diarias a las necesidades y habilidades del paciente. Al hacerlo, se puede reducir la ansiedad y mejorar la calidad de vida de los pacientes y sus seres queridos. Aunque cuidar a alguien con Alzheimer puede ser un desafío, al seguir estas estrategias, se puede brindar un entorno más amigable y comprensivo para las personas afectadas por esta enfermedad.

 

Foto de Oană Andrei en Pexels