Mastopexia después del embarazo y la lactancia

/

La piel y los tejidos mamarios se estiran durante el embarazo y la lactancia, lo que puede llevar a una pérdida de firmeza y flacidez. Si estás buscando una manera de recuperar la forma de tus senos después de la maternidad, la mastopexia podría ser la solución. Sigue leyendo para que comprendas cómo esta cirugía puede devolver la confianza y ayudar a las mujeres a sentirse cómodas en su piel nuevamente.

¿Qué sucede en los senos después del embarazo y la lactancia?

El período de gestación y posteriormente amamantar a un hijo son experiencias maravillosas para una mujer, pero también pueden llevar a cambios notables en los senos. Durante el embarazo los pechos comienzan a crecer para prepararse para la lactancia y la piel se estira debido al aumento de volumen.

Luego de dar a luz, se inicia el proceso de amamantar, y a medida que la lactancia disminuye, la piel puede quedar suelta, causando flacidez y pérdida de firmeza.

¿Qué es la mastopexia?

La mastopexia, también conocida como elevación de senos o lifting de senos, es un procedimiento quirúrgico diseñado para restaurar la forma y la firmeza de los senos. Durante la mastopexia, el cirujano elimina el exceso de piel y remodela el tejido mamario para lograr un aspecto más juvenil y elevado.

El procedimiento

Durante la mastopexia el cirujano retira el exceso de piel y de tejido graso para dar nueva forma a los senos, para luego reposicionar el pezón y la aureola. Es un procedimiento quirúrgico que se realiza con anestesia general y cuya duración aproximada es de dos horas.

La apariencia final que se consigue con una mastopexia son senos que lucen naturales y los resultados son duraderos. Te recomendamos consultar con el mejor cirujano de mastopexia en Madrid, quien con su experiencia te guiará en este camino, para explorar tus opciones y tomar decisiones informadas.

¿Eres una candidata adecuada para la mastopexia?

Si estás considerando una mastopexia después del embarazo y la lactancia, es importante que te tomes el tiempo para evaluar tus objetivos y expectativas. Las candidatas ideales son aquellas que han dejado de amamantar y han alcanzado un peso estable. Además, es esencial que comprendas los detalles del procedimiento y tengas expectativas realistas sobre los resultados.

El proceso de recuperación y resultados

La recuperación después de una mastopexia varía según la extensión del procedimiento. Los pacientes suelen experimentar hinchazón y molestias los primeros días, que pueden controlarse con medicamentos recetados por el cirujano. Se recomienda seguir las instrucciones postoperatorias cuidadosamente para garantizar una recuperación exitosa.

Los resultados de la mastopexia pueden ser notorios casi de inmediato, aunque la hinchazón inicial puede ocultar los resultados finales. A medida que la hinchazón disminuye y los tejidos se asientan, los senos mostrarán una apariencia más rejuvenecida y firme.

No hay que olvidar que la maternidad es un capítulo emocionante, pero los cambios que conlleva en el cuerpo de la mujer, pueden afectar la autoestima. Recurrir a la mastopexia después del embarazo y la lactancia puede ser lo que necesitas para recuperar la confianza y la comodidad en tu piel, ya que ofrece la oportunidad de restaurar la firmeza mamaria y te sentirán más segura en tu cuerpo.