Pautas de convivencia para tener un matrimonio feliz

/

La convivencia con tu pareja es un paso esencial que ha de ser bien pensado y esperado por las dos partes. Si no has convivido antes, seguro que ocurrirá tras la liturgia de la boda. La iniciativa es extraordinaria, al fin puedes estar al lado de tu pareja en todo momento que estés en el hogar, puedes dormir, levantarte, comer, ver cosas juntos sin preocuparte de molestar a otros compañeros de casa o a los progenitores. Sin embargo, la convivencia diaria con alguien puede ser desepcionante pues no en todos los casos se está alineado emotivamente, en lo que se refiere a objetivos o deseos.

Al estar juntos todos los días, ciertas cosas tienen la posibilidad de perderse, al paso que otras seguramente se fortalecerán. Se expone la cuestión de si hay normas de convivencia que lo hagan infalible. En el presente artículo intentaremos darle una respuesta y algunos consejos útiles.

Llego el instante de escoger una vivienda para vivir juntos, se piensa que para convivir bien se precisa la vivienda correcta. Es cierto que la casa para vivir después del matrimonio tiende a ser la que te puedes permitir o la que te ofrecen las circunstancias. Si por el contrario entre los futuros cónyuges tiene una vivienda que se ajusta a las pretensiones de la pareja o una propiedad que le fue dejada como herencia, sería absurdo no aprovecharla dadas las dificultades económicas recientes. Sin embargo, si no hay restricciones particulares ni económicas, sería una gran idea elegir juntos el nido de amor. Debes buscar un espacio «neutro» que no haya absorbido la personalidad de uno de nosotros, sino que esté dispuesto para acoger a ambos. Un suelo virgen sobre el que construir la vida en dos con espacios compartidos y también particulares., empezar de cero. Lo destacado tener una nueva casa, una exclusiva propiedad y comunicar costos.

Un tema bastante importante es el dinero, como se administra, el tema del «dinero» puede parecer un tanto fuera de lugar en el momento en que se habla del amor. Por supuesto, no es un tema que asociemos con el ideal romántico del matrimonio y la pareja. No obstante, es importante que hablemos de dinero en una relación, en especial cuando estamos casados. Por otro lado, aunque no nos guste admitirlo, el dinero es la base de nuestra supervivencia y de forma frecuente es fuente de disputas y malentendidos. Por consiguiente, es preferible ser claro desde el comienzo. Es importante que cada individuo tenga su independencia económica, pero al mismo tiempo, hay que compartir parte de lo que se tiene porque varios gastos se distribuyen. Tomemos la compra, las facturas, las comidas fuera… ¡sería absurdo compartirlo todo! Conque se pueden sostener sus cuentas corrientes separadas y cree una cuenta conjunta a principios de cada mes. Calculad juntos la cantidad que va a poner cada persona; podéis decantarse por dividir la cantidad a la mitad o en proporción a los recursos de cada uno de ellos. Emplea el dinero de este fondo para todos y cada uno de los costos relacionados con la casa y tu vida en pareja. Hay muchas apps que pueden guiarte a gestionar las finanzas de tu hogar.

Creo que tener momento juntos y asimismo separados es requisito, es esencial compartir momentos juntos durante el día. El diálogo es la base de una buena convivencia, pero podríamos decir «una aceptable relación». Comunícate de forma asertiva y busca cosas que llevar a cabo juntos para hacer mas fuerte el vínculo de la pareja. También sería bueno tratar de eludir la rutina encontrando siempre y en todo momento nuevas ideas para animar vuestra vida en común. No obstante, asimismo es esencial proteger su propio espacio. Lo ideal es que cada uno tenga una habitación propia en la casa donde logre guardar sus cosas y expresar su individualidad. Si esto es imposible, puedes conformarte con algunos rincones de la casa. Además, ambos deben sostener sus relaciones con amigos independientemente de la pareja. No salgas siempre y en todo momento en cuarteto o con muchas otras parejas. Halla la manera de cultivar las relaciones por tu cuenta. Mantener tu independencia te va a ayudar a gozar aún más de tu tiempo en pareja.

Resulta muy bueno para la convivencia respetar su intimidad, por el bien de tu independencia e individualidad, procura respetar tu privacidad. Si bien estéis casados y viváis juntos, no tenéis que compartirlo todo al 100%. Si uno de nosotros quiere mantener en secreto las contraseñas de vuestras comunidades o de tu teléfono, dejad que lo realice. No porque debas llevar a cabo nada malo, sino más bien sencillamente para respetar los límites de la otra persona.

Otro tema que dejar claro desde el comienzo la limpieza del hogar, nos encontramos en el año 2021 y la iniciativa de que las tareas familiares son concretas de cada género debería estar superada. No en todos los casos es así en la práctica, pero es importante seguir luchando para que deje de existir la idea de que las mujeres deben hacer las tareas del hogar mientras los hombres están trabajando.

Si a uno le agrada mucho más cocinar, podría ocuparse de llevarlo a cabo regularmente, mientras el otro lava los platos o pone la mesa. Puedes entablar turnos de limpieza o hacerlos juntos para que todo vaya mucho más rápido. De esta manera asimismo compartiríais las tareas según vuestras preferencias.

O asimismo sería muy efectivo invertir dinero en contratar al alguien a fin de que se ocupe de la casa y mejoraría la convivencia claramente.

La convivencia tiene la posibilidad de tener efectos secundarios, las discusiones, dejar pasar una discusión o distraerse para desahogarse es más difícil en el momento en que se vive juntos. Comunicar el mismo espacio quiere decir que no tienes la posibilidad de consultarlo con la almohada y hablar de esto al día siguiente sin estar en contacto constante con el problema. No obstante, esta condición puede ser efectiva para la pareja porque puede empujaros a hablar mucho más, mejor y a localizar mucho más compromisos. Ten en cuenta que son la base de una aceptable relación. Ninguno de los 2 debe complacer al otro en todo en menoscabo de lo que quiere para sí mismo. Pero a través de la comparación, se puede hallar un sendero intermedio.

Aunque suene raro decirlo la base de una aceptable convivencia es el amor, pero es esencial. Sólo el gran aprecio que sientes por un individuo puede animarte a admitirla incluso por sus defectos, a emocionarte por el tiempo que pasáis juntos, a trabajar para prosperar la relación. El amor tiene que cultivarse con compromiso, pero en el momento en que está ahí sin duda lo realiza todo más simple. Y mágico.