Cuidado de cuadros solares

/

No descubrimos nada nuevo al decir que las placas solares son instalaciones con una alta resistencia y que no acostumbran a determinar de un cuidado muy complejo. De todas maneras, tal y como si de cualquier otra instalación se tratara, se puede y hay que impedir averías o fallos con un poco mantenimiento y algún que otro precaución. 

Puntos a tener en consideración

Para una máxima producción, se deben de dar una serie de condiciones idóneas. Pero una mala orientación, sombras, suciedad o aun polvo acumulado, puede alterar el rendimiento de los paneles. 

Tras múltiples estudios consultados, pudimos ver que en lugares donde se acumule mucho polvo, puede llegar a producir cerca de un 8% de pérdidas. No obstante, con una pequeña limpieza de los paneles, las pérdidas se tienen la posibilidad de situar en torno al 1%. 

Las instalaciones solares no tienen una limpieza muy compleja, con agua y una pequeña cantidad de jabón es suficiente. Primero pasaremos un paño húmedo con el jabón y a continuación se procederá a su aclarado. No se recomienda usar limpiadores muy agresivos, porque podría llegar a deteriorar la superficie del panel en cuestión, permanentemente.  

Los especialistas, nos recomiendan que la limpieza se realice con una esponja delicada y una dosis mínima de lavavajillas, mojando antes la posible mugre que tenga para poder suprimirla de manera más fácil, y no tener que frotar. Y después de esto, con abundante agua aclarar con agua, hasta eliminar todo posible resto de jabón. 

La frecuencia con la que se deben adecentar, está condicionada por el sitio donde estén ubicados, y de la probabilidad de que se ensucien. Normalmente y en un espacio habitual, los propietarios de los cuadros tres o 4 veces al año, pero si, por el contrario, el lugar donde están ubicados tiene una posibilidad alta de que se ensucien, se deberían de adecentar con mucho más continuidad. 

Además de la limpieza, también los paneles tienen la posibilidad de necesitar algún otro género de mantenimiento.  

Otros puntos a tomar en consideración

Si, por ejemplo, los paneles se encuentran en un espacio con muchos árboles, se debe de chequear que no haya ni hojas ni ramas que puedan dañar la instalación o menguar la producción. 

Si, por contra, si en el lugar donde se encuentran acostumbra haber nevadas, lo aconsejable es quitar la nieve acumulada de las placas asiduamente. 

O si las lluvias son rebosantes en el lugar, la área de la placa puede verse perjudicada y amontonar elementos o sencillamente mugre con mucho más frecuencia, lo que va a hacer que necesite mucho más cuidado. 

Al estar a la intemperie y marchar merced a los rayos del sol, las placas dependen mucho del clima para lograr desarrollar su máxima producción. Es por esto, que el clima será lo que mucho más afecte al cuidado de las placas.  

Como ahora hemos dicho, la nieve, pero asimismo el viento o la lluvia perjudica directamente a los cuadros solares y a su cuidado. 

Conclusiones

La limpieza y conservación de la instalación, será clave para lograr sacar un desempeño óptimo de los paneles solares, tal como intentar sacar el mayor rendimiento a dicha instalación. Y si precisas de un plan de cuidado de paneles solares entra aquí.