Diferencias entre Alzheimer y demencia senil

/

¿Qué diferencia hay entre Alzheimer y demencia senil?

La demencia y el Alzheimer son dos términos que a menudo se utilizan indistintamente para describir problemas de memoria en los adultos mayores. Sin embargo, es importante destacar que hay una diferencia crucial entre ellos. Mientras que el Alzheimer es una forma específica de demencia, existen diferentes tipos y causas de demencia senil.  Además, estas enfermedades son una de las principales causas por las que los familiares comienzan a buscar residencias de mayores. En este artículo, exploraremos estas diferencias y brindaremos una comprensión más clara de ambos términos.

La demencia senil es un término general utilizado para describir el deterioro gradual de las funciones cognitivas, como la memoria, la capacidad de pensar y el razonamiento. A medida que las personas envejecen, es normal que experimenten cambios sutiles en la memoria y otras habilidades cognitivas, pero la demencia se refiere a un cambio más drástico y significativo en estas funciones.

El Alzheimer, por otro lado, es una forma específica de demencia. Representa entre el 60 y el 80% de todos los casos de demencia. Esta enfermedad neurodegenerativa se caracteriza por la acumulación de placas amiloides y ovillos neurofibrilares en el cerebro, lo que resulta en daño y pérdida de células cerebrales. A medida que las células cerebrales se dañan y mueren, las personas que sufren de Alzheimer experimentan un deterioro cognitivo grave.

Las diferencias clave entre Alzheimer y demencia senil

Una diferencia clave entre la demencia senil y el Alzheimer es la causa subyacente de las enfermedades. Mientras que la demencia senil puede tener muchas causas posibles, desde trastornos cerebrovasculares y enfermedades cardiovasculares hasta la enfermedad de Parkinson y la enfermedad de Huntington, el Alzheimer tiene una causa específica relacionada con cambios en el cerebro. Aunque se desconoce la causa exacta del Alzheimer, se sabe que hay factores genéticos y ambientales que pueden contribuir al desarrollo de la enfermedad.

Otra diferencia importante radica en la edad de inicio de los síntomas. Aunque la demencia senil tiende a afectar a las personas mayores de 65 años, el Alzheimer puede comenzar a manifestarse de manera más temprana, incluso a mediados de los 40 o 50 años. Este tipo de Alzheimer temprano, también conocido como Alzheimer de inicio temprano o de inicio temprano familiar, tiende a tener un fuerte componente genético y puede afectar a varias generaciones de una misma familia.

En cuanto a los síntomas, tanto la demencia senil como el Alzheimer comparten características similares, como la pérdida de memoria, la desorientación y la dificultad para realizar tareas cotidianas. Sin embargo, la progresión de los síntomas y la forma en que afectan a las personas pueden variar. En general, las personas con demencia senil pueden experimentar síntomas más leves y progresión más lenta en comparación con el Alzheimer. Además, el Alzheimer tiende a afectar más la memoria a corto plazo, mientras que la demencia senil puede afectar tanto la memoria a corto plazo como la memoria a largo plazo.

Aunque no existe una cura para ninguna de las dos enfermedades, se han realizado avances significativos en la comprensión y el tratamiento del Alzheimer. La detección temprana y un diagnóstico preciso son cruciales para proporcionar un tratamiento adecuado y atención adecuada a las personas que sufren de demencia senil o Alzheimer.

¿Cómo diferenciar entre Alzheimer y demencia senil?

Diferenciar entre el Alzheimer y la demencia senil puede resultar un desafío ya que ambos trastornos comparten algunas características. Sin embargo, hay algunos aspectos clave que pueden ayudar a distinguirlos. A continuación, se presenta una lista desarrollada de cómo diferenciar entre ambos trastornos:

  1. Causa subyacente: El Alzheimer es una enfermedad neurodegenerativa progresiva, mientras que la demencia senil se refiere a la pérdida de facultades mentales relacionada con la edad. Es importante entender que la demencia senil puede ser causada por diferentes factores como enfermedades vasculares, lesiones cerebrales o deterioro cognitivo relacionado con la edad.
  2. Edad de inicio: El Alzheimer tiende a manifestarse en personas mayores de 65 años, aunque también puede aparecer de manera temprana en algunos casos. En cambio, la demencia senil se presenta generalmente en personas de edad avanzada, a partir de los 70 años o más.
  3. Síntomas iniciales: En el Alzheimer, los problemas de memoria y la desorientación espacial son a menudo los síntomas iniciales más prominentes. Por otro lado, en la demencia senil, los síntomas pueden variar dependiendo de la causa subyacente, pudiendo afectar la capacidad de cálculo, el lenguaje o el juicio.
  4. Progresión: El Alzheimer muestra una progresión gradual y constante con un deterioro cognitivo cada vez mayor. Por el contrario, la demencia senil puede progresar más lentamente o tener periodos de estabilidad en función de su causa específica.
  5. Características físicas: En el Alzheimer, es común que los pacientes desarrollen placas amiloides y ovillos neurofibrilares en el cerebro, mientras que en la demencia senil pueden presentarse signos de enfermedad vascular cerebral o pequeños infartos cerebrales.
  6. Historia familiar: El Alzheimer puede tener una base genética más fuerte, por lo que si hay un historial de la enfermedad en la familia, existe un mayor riesgo de padecerla. En la demencia senil, la carga genética puede ser importante, pero las causas subyacentes pueden variar.
  7. Evaluación médica: Para obtener un diagnóstico preciso, es necesario someterse a una evaluación médica exhaustiva que incluya pruebas cognitivas, análisis de laboratorio, escaneo cerebral y evaluaciones neuropsicológicas. Estas pruebas ayudarán a determinar si se trata de Alzheimer u otra forma de demencia senil.

Conclusión

En resumen, la demencia senil es un término más amplio que abarca diferentes formas y causas de deterioro cognitivo en los adultos mayores, mientras que el Alzheimer es una forma específica de demencia caracterizada por cambios en el cerebro. Ambas enfermedades comparten síntomas similares, pero el Alzheimer tiene una causa específica relacionada con daño cerebral, mientras que la demencia senil puede tener múltiples causas. La detección temprana y el tratamiento adecuado son fundamentales en ambas enfermedades para mejorar la calidad de vida de los afectados y sus cuidadores. Encuentre la mejor residencia de mayores en Madrid en Residencias y Salud.

Es fundamental destacar que solo un profesional de la salud, como un neurólogo o geriatra, puede realizar un diagnóstico definitivo basado en los síntomas y pruebas médicas. Si tienes preocupación por los síntomas relacionados con la pérdida de memoria o deterioro cognitivo, es esencial buscar atención médica para un diagnóstico adecuado y un plan de tratamiento adecuado.

 

Foto de Piqsels